Cuántos de nosotros habremos dicho esa frase en algún momento de los últimos días. Nos parece que, si no lo llevamos encima y lo miramos cada cierto tiempo, nos falta algo… ¡algo importante además! Pero no sólo el móvil se ha hecho indispensable en nuestra vida, es a la tecnología en sí misma, a la que ya no podemos renunciar.

uso del móvil adicción

Hasta aquellos que se resisten, por edad o por convicción, quedan registrados y conectados, con otros millones de datos de otras personas, a través de cualquier gesto cotidiano como podría ser, por ejemplo, pedir una cita en el médico o pagar con una tarjeta bancaria.

De este modo estamos aprendiendo a relacionarnos, incluso desde bien pequeños. Según un estudio de FAROS (Observatorio de Salud de la Infancia y la Adolescencia), el 40% de los niños menores de dos años utiliza algún dispositivo móvil de manera regular en su día a día. Este hecho puede tener unas consecuencias tanto físicas, como en el desarrollo emocional y social. Los distintos colectivos de ópticos y oftalmólogos nos alertan de las consecuencias de la extrema exposición a luz de longitudes de onda corta a la que están expuestas los niños y los adultos al utilizar de modo habitual de dispositivos de pantallas LED. En el caso de los niños se agrava, por la cercanía con que ven estos dispositivos.

Entre las consecuencias socio-emocionales, según Investigadores de la Boston University School of Medicine, si ofrecemos a un niño un dispositivo móvil para calmarle cuando está llorando o tiene una rabieta, estaremos renunciando a la oportunidad de enseñarle las herramientas adecuadas para gestionar sus emociones en ese momento, estableciendo así, desde muy pequeños, un freno para la comunicación necesaria con nuestros hijos a la hora de resolver conflictos.

uso excesivo del móvil

Por otro lado, si se lo damos para entretenerlos, estaremos impidiendo que desarrollen algo tan necesario e increíble como es la imaginación de un niño, especialmente cuando se aburre. Por tanto, estaremos poniendo una barrera para el desarrollo saludable tanto del autocontrol, como de la creatividad.

Pero lo más preocupante de todo, es el efecto adictivo que produce el uso de estos dispositivos. La causa es la dopamina, la hormona clave en la generación de adicciones; alimenta lo que se conoce como el circuito de recompensa cerebral (Nicholas Kardaras, en su libro Glow Kids). Según el neurólogo Gary Small, cuando el cerebro segrega dopamina, nos proporciona una experiencia agradable. Cuando buscamos información a través de las redes sociales, es porque queremos saber qué hay de nuevo, que es lo último que está pasando. Esto excita nuestro cerebro, nos da un chute de dopamina y provoca que no podamos dejar de seguir mirando y mirando, uno tras otro, los post de nuestras cuentas en las redes sociales, o jugando a los videojuegos en los que se ofrecen recompensas con cada logro conseguido. Y a los más pequeños, les empuja a seguir viendo un vídeo tras otro de sus dibujos favoritos.

Ante exposiciones muy prolongadas, el cerebro se puede ver afectado por ello, provocando alteraciones en el comportamiento como la agresividad, impulsividad y cambios en la conducta social. La tecnología en sí no es negativa, pero sí puede llegar a serlo cuando se convierte en un hábito que genera dependencia y provoca cambios negativos a nivel personal y social.

No dejemos de lado las actividades sociales alternativas, para las que no haga falta el uso de pantallas. Sigamos fomentando los juegos, actividades deportivas y de ocio entre los más pequeños y también entre los mayores. Eduquemos en habilidades sociales y fomentemos la educación emocional. ¡Disfrutemos de los demás!

Sonia Roales, Colaboradora de IDTSE

idtse

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies