“Si he logrado ver más lejos, es porque he subido a hombros de los grandes”. Estas palabras, atribuidas a Isaac Newton, forman parte de mi aprendizaje cotidiano y me dan la pauta para seguir a aquellos que son expertos en su materia y de los que puedo aprender para satisfacer mis ansias de saber y mis ansias de mejorar la vida de los demás.

Dice Francisco Mora, uno de los grandes en neurociencia, que Enmanuel Kant decía que “el ser humano es lo que la educación hace de él”. Esta es la frase con la que empecé la conferencia que impartí en IDTSE y en la que hablé, muy brevemente, sobre Neuroeducación.

Hoy ya sabemos con certeza, que todo lo que aprendemos y todo lo que experimentamos se queda grabado en el cerebro, gracias a su plasticidad. Esto nos da la pauta sobre la enorme responsabilidad que tenemos los padres con nuestros hijos y también la enorme responsabilidad que tenemos los que nos dedicamos a formar a otros.  Es decir, en primer lugar, somos los padres, los cuidadores,  los primeros que modelamos el cerebro de nuestros hijos y, posteriormente, los profesores son los que van ampliando ese modelado. Algo tan importante y que la gran mayoría de los padres y de los profesores no lo sepan.

Debido a esa plasticidad, que dura toda la vida del ser humano, podemos ir aprendiendo constantemente y cambiando aquellos aprendizajes, que no nos son útiles, por otros más eficaces. Es decir, que se acabó aquello de “yo soy como soy y no puedo cambiar”. Hoy está más que demostrado que el ser humano puede modelar su personalidad si se lo propone. Es cierto que hay una base genética que está influyendo, pero la mayor parte de lo que somos se lo debemos a la interacción con nuestro entorno y a la educación que recibimos, es decir, a lo que aprendemos y a las experiencias vividas, sin olvidar algo importante: que las emociones influyen mucho en la fijación del aprendizaje, de aquí la importancia de conocer sus efectos para saber gestionarlas de forma sinérgica para mejorar nuestros aprendizajes.

Cuando aprendemos algo nuevo se establece una conexión entre neuronas, si repetimos una y otra vez lo que estamos aprendiendo, llega un momento en que se genera una red neuronal que refuerza lo aprendido, hasta convertirlo en conducta automática. Esto, dicho así, es lo más básico para poder entender lo que ocurre en nuestro cerebro cuando graba un aprendizaje. Es decir, se graba en forma de red neuronal. Cuando esa red está muy reforzada, el aprendizaje se convierte en una conducta automática que nos permite hacer otras cosas. Sirva de ejemplo cuando estamos aprendiendo a conducir, al principio no podemos hacer otra cosa nada más que estar atentos a los mandos del coche. Cuando este aprendizaje se convierte en una red neuronal potente, podemos ir manejando dichos mandos y, al mismo tiempo, mantener una conversación.

Esto significa, aplicado a nosotros mismos, que nuestros pensamientos, nuestros sentimientos, nuestros comportamientos y/o nuestros estados de ánimo, no son nada más que neuronas que se comunican entre ellas. Y que si de forma habitual tendemos a pensar, sentir y comportarnos de una forma determinada y repetitiva podemos llegar a generar redes neuronales que determinarían la clase de persona que somos. Es decir, que si de forma repetitiva pensamos en negativo, nos comportamos de manera ineficaz y tendemos a sentir emociones negativas (y no me gusta utilizar esta palabra para referirme a las emociones), eso podría hacer que nos convirtiéramos en personas pesimistas, miedosas, desconfiadas, inhibidas, etc. Esto nos da la esperanza de que es posible realizar cambios en nuestras formas de ser, generando nuevas redes neuronales que nos conviertan en personas mejor adaptadas a nuestro entorno y con otras formas de pensar y de sentir que nos hagan sentirnos mejor y ser más felices. Y si esa red neuronal se hace potente, llegará un día en que la red neuronal que no utilizamos se difuminará o se eliminará por completo.

Dicho de esta manera parece fácil, ¿verdad? Pero soy consciente de que no lo es. En principio porque poca gente de la calle conoce estas cualidades plásticas del cerebro; porque reeducar a un cerebro después de muchos años tiene sus dificultades, porque también puede haber problemas de tipo psico-fisiológico, pero la realidad es que no es imposible y esto es lo que lo hace más fácil y más esperanzador. También es cierto que hay un componente importante que depende de cada persona, la actitud, querer cambiar una forma de ser, porque la gente se suele resistir a cambiar cosas de sí misma y espera a que sean los demás los que cambien para adaptarse a ellas, o incluso mucha gente que se resigna a lo que es y no le apetece o no se siente con fuerzas para realizar cambios en su forma de ser.

En IDTSE apostamos por la Neuroeducación, y por eso pretendemos formar a padres y a madres a conocer cómo funciona el cerebro de sus hijos, cuáles son los periodos críticos de aprendizaje, qué se les puede enseñar a los niños para que sean felices, con valores, con comportamientos adaptados a su entorno, niños seguros de sí mismos, etc. Al mismo tiempo, los padres también estarán dotados de estrategias, y eso también les proporcionará más tranquilidad y confianza. Porque nos formamos para ejercer cualquiera de nuestros roles profesionales, y el rol de padre y madre, que es el más importante y el que dura toda la vida, no nos formamos para ello. Por eso, hemos creado un programa que se llama Neuroliderazgo Parental, con el que pretendemos dotar a los padres de aquellos conocimientos y técnicas científicas, para liderar a una familia de forma eficaz, aplicando la neurociencia y otras disciplinas cuya eficacia está demostrada.

Ese es nuestro principal objetivo: que los niños aprendan a ser felices. Y esto es una labor conjunta y multidisciplinar de padres y otros profesionales. Y de la misma manera que les llevamos al colegio para que aprendan determinadas materias académicas, IDTSE es el centro para aprender a ser felices.

Buen día.

Vera, Genoveva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies